viernes, 5 de noviembre de 2010

Se finì (rocanrol a manera de descargo)

Todo honesto sabinero
tiene siempre a esa Princesa,
una pena, una certeza,
una herida siempre abierta.

Es cuestión de hacer memoria,
hacerse mal es un placer
que no es para cualquiera,
que no es fácil de entender.

Yo queriendo armar futuro,
y vos armar uno de flores,
yo dándote mi vida toda,
y vos solo decepciones.

Yo enroscado a tus promesas,
vos queriéndolas creer,
yo perdiendo la cabeza,
el tiempo, el cuerpo y el deber.

Yo diciéndote "ya basta",
vos sin ganas de parar,
si el que sabe jugar limpio,
nunca sabe bien ganar.

Vos y tu as bajo la manga,
comodín de libertad,
que me perdone Sabina,
para mi eso es engañar.

No tenés lo que yo busco,
vos no lo sabés dar.
Yo te di lo que más pude,
no lo quisiste, da igual.

Vale más en la balanza
para mi y para mi amor,
el perderte que encontrarte,
el olvido que el perdón.

En tu cajón una reserva,
acompañante de salón,
se acabó lo que se daba,
como ahora esta canción.

2 comentarios: